El Libertador / Opinión

El puente

Juan Antonio ESTEBAN y ALTUBE | Fecha de Edición: 29-10-2013

 

750 millones de dólares para un puente entre Pargua y Chacao suponiendo que hacerlo soluciona los problemas de Chiloé, no tiene rigor argumentativo. Si para “sacarse el gustito” sirve el puente. ¡Hágase! Aunque sea un lujo algo ostentoso. Más porque el puente no soluciona los problemas de Chiloé. Los de  casi todos los chilotes. Chiloé no está alejado, está abandonado. Casi como todo el extremo insular y continental.
Esto sí ayuda:
1.- Un hospital de apropiada complejidad en el centro de la isla respaldado con otros en las dos ciudades mayores y consultorios para acercar la atención a los habitantes dispersos.
2.- Política de estímulos y contrataciones de especialistas médicos, para tener atención de salud asequible, en términos de cercanía y presteza.
3.- Educación en todos los niveles, con acceso para todos y en los más diversos lugares de población. Al accederse a grados mayores de estudio, alumnos solos o con sus familias deben emigrar, lo que deteriora la unión familiar.
4.- Estimular la creación de actividades productivas de mayor valor agregado que las alimentarias, casi “commodities” o servicios primarios. Eso facilitará la permanencia de los habitantes en la isla.
5.- Así como se ha habilitado el aeropuerto de Castro, acercando toda la isla al resto del país, crear red de pistas para helicópteros, con algunos de ellos, que en casos de emergencia o interés calificado acorten factores de tiempo y distancia.
6.- Mejorar la comunicación terrestre y marítima de ciudades, pueblos e islas ahorrará muchas veces “veintes minutos”, que sí son gravitantes para su vida social y económica.
Y algunas otras acciones que ayudarían a satisfacer deseos y necesidades de Chiloé.
El puente ahorraría hasta 20 minutos en viajes que duran entre una y media y cuatro horas. Poco significativo para los vinculados a la isla.
Costos para cruzar el estrecho, seamos realistas. Entre el precio actual, para cualquier medio de transporte y el que debería pagarse en puente con sistema concesionado, habrá poca diferencia. No bajaría el costo de la vida en Chiloé.
Un atractivo turístico al visitar la isla es el cruce en transbordador. Para muchos ese cruce por mar, con focas y a veces delfines, es la única experiencia marinera.
Los temas a analizar debieran ser:
a) Identificar con tino los problemas que afectan a chilotes y visitantes para su subsistencia y desarrollo en el Chiloé actual y futuro previsibles.
b) Diseñar acciones, instalaciones, dotaciones profesionales, asignaciones materiales y económicas u otras medidas que vayan directamente a la eliminación de los problemas reales.
c) Definir flujos económicos que se originen por esas intervenciones.
d) Evaluar la productividad  potencial, social y económica, de las acciones que deriven de cambios e implementaciones.
Si el construir el puente origina la inversión de la suma anticipada, aunque  ello no solucione los problemas reales que afectan a Chiloé, cosa previsible, quiere decir que fallan examen y diagnóstico. O no los hay.
Erradicar los problemas de Chiloé costará mucho dinero pero traerá más beneficios, incluso económicos. Con ellos, pasado el tiempo, si los chilotes quieren podrán construir “su puente”. Aunque, es posible que entonces digan: “Un puente en Chacao ¿para qué?” 

 

Compartir en Facebook

0 Comentarios

Haz tu comentario

Para hacer un comentario debes estar previamente registrado y haber iniciado sesión.